hurtado cid serveis jurídics

Inicio » Derecho del Trabajo vs. Derecho Mercantil » Una vez solicitado concurso de acreedores no cabe despido tácito aunque la empresa no ofrezca trabajo

Una vez solicitado concurso de acreedores no cabe despido tácito aunque la empresa no ofrezca trabajo

Una vez solicitado concurso de acreedores no cabe despido tácito aunque la empresa no ofrezca trabajo

Imagen

Cuando la empresa INSTALACIONES CAMACHO, SL cesó en su actividad, a pesar de que ya se había solicitado previamente el concurso de acreedores voluntario, aún no se había dictado el oportuno Auto de extinción de contratos de trabajo por parte del Juzgado Mercantil núm. 2 de Barcelona.

Ante el cese de actividades, la representación de los trabajadores interpuso demanda por despido tácito, interesando la máxima indemnización legal. Para ello se amparaba en una Sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia de fecha 18 de julio de 2008 según la cual sí existía despido tácito cuando el empresario se adelantaba a cerrar el negocio antes de que el Juzgado hubiera acordado la extinción de los contratos laborales.

Ahora la Sala de lo Social del Tribunal Supremo en su Sentencia de fecha 29 de octubre de 2013 (núm. de recurso 750/2013), pone fin a la duda y unifica la doctrina en el sentido de entender que el pretendido despido colectivo que se argumenta fue posterior a la declaración de concurso y que la propia reclamación judicial fue casi coetánea al Auto del Juzgado de lo Mercantil por el que se declararon extinguidos los contratos de trabajo. Lo que a su vez determina dos consecuencias: a) que el supuesto despido -tácito y colectivo- no era argumentable ante la jurisdicción social, por estar ya la empresa en concurso cuando los hechos integrantes de aquél acaecieron; y b) que por lo mismo, la demanda significaba clara defraudación de las previsiones de la Ley Concursal, en las que las extinciones contractuales -obviamente ulteriores a la declaración del concurso- corresponden al Juez de lo Mercantil, sin que cupiese ya ejercicio alguno de acción colectiva pretendiendo despido tácito del que pudiera conocer la jurisdicción laboral.

O sea, que solicitado judicialmente el concurso -con mayor motivo dictado el correspondiente Auto- es inactuable ya la figura del «despido tácito» colectivo por hechos posteriores a aquella solicitud, y que la única reacción que al respecto cabe a los trabajadores -a través de sus representantes legales- es la prevista en el art. 64 Ley Concursal , la de solicitar la extinción colectiva de sus contratos. O lo que es igual, a los efectos de la acción ejercitada en las presentes actuaciones [despido ex art. 54. ET ] es irrelevante que con posterioridad al Auto que declaraba el concurso pudiera -efectivamente- haber concurrido la figura que en el ámbito laboral pudiera calificarse como despido tácito y que -examinándolo con recelo- la jurisprudencia social únicamente admite cuando medien «hechos o conductas concluyentes» a partir de los cuales pueda establecerse la inequívoca voluntad empresarial de resolver el contrato.
Ha sido Ponente Ilma. Sra. Rosa María Virolés Piñol.


1 comentario

  1. Raquel dice:

    Es fantástico. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s