hurtado cid serveis jurídics

Inicio » Derecho del Trabajo vs. Derecho Fiscal » ALTA DIRECCION O RELACION LABORAL. CRITERIOS SEGUN EL TRIBUNAL ECONOMICO ADMINISTRATIVO CENTRAL

ALTA DIRECCION O RELACION LABORAL. CRITERIOS SEGUN EL TRIBUNAL ECONOMICO ADMINISTRATIVO CENTRAL

images (2)

En Resolución de 8 de junio de 2017 el Tribunal Económico Central entiende que la relación especial de alto directivo se determina, no por el análisis por separado de cada una de las características del puesto como pretende el interesado, sino por el conjunto de las mismas.

Así, en un supuesto en que se había abonado la indemnización máxima legal por despido improcedente a un trabajador con la categoría profesional de Director de Gestión, con dedicación exclusiva e incompatible con otra actividad retribuida, con obligación de prestar servicios a otras empresas del grupo y con amplios poderes notariales, la resolución concluye que estamos ante una relación especial de alta dirección y no ante una relación laboral común, por lo que no es ajustado a derecho aplicar las exenciones fiscales previstas para las indemnizaciones por extinción de contrato que corresponden a ésta última.

Dos temas importantes se plantean en este caso. En primer lugar, ¿tiene capacidad la Inspección para calificar la relación laboral existente entre la entidad y su trabajador?
Pues bien, sí para el TEAC, en base al principio de calificación dispuesto en el artículo 13 de la LGT, según el cual: “Las obligaciones tributarias se exigirán con arreglo a la naturaleza jurídica del hecho, acto o negocios realizado, cualquiera que sea la forma o denominación que los interesados le hubieran dado, y prescindiendo de los defectos que pudieran afectar a su validez”.

Por tanto, se trata de una facultad que la Ley atribuye a la Administración, y que le permite, solo a efectos tributarios, determinar la verdadera naturaleza del hecho imponible y su correspondiente tributación, con independencia de la forma o denominación dada por las partes.
Esta facultad de calificación, con efectos exclusivamente fiscales, ha sido reconocida en diversas resoluciones de este Tribunal, pudiendo citar entre otras la RG 4135/2010 (30/05/2012) y la RG 3123/2008 (25/06/2009), confirmadas por la Audiencia Nacional en sentencias 14 de mayo de 2014 (recurso nº 04/3471/12) de y de 23 de junio de 2010 (recurso núm. 04/258/09) respectivamente.
Para el Tribunal con este precepto, se pretende garantizar que la aplicación del gravamen se corresponda con la realidad jurídica puesta de manifiesto por los hechos, permitiendo así una tributación ajustada a la voluntad de la Ley.
En cuanto a la segunda cuestión, o sea valorar el tipo de relación que unía al trabajador con la empresa el Tribunal concluye que se trata de una relación especial de alta dirección al valorar los siguientes indicios:
– La amplitud de sus funciones e importancia contempladas en el contrato, hasta el punto de asesorar a otras empresas, así como una retribución complementaria en base a la recaudación global de la entidad.
– Se considera comprendida entre sus obligaciones la prestación de servicios o asesoramiento de otras Empresas del Grupo, cuando sea requerido para ello, sin derecho a una retribución especial.
– Su dedicación al cargo será exclusivo e incompatible con cualquier otra actividad retribuída.
– El cargo que desempeñaba en el momento del despido era de Director de Recursos Humanos, cuyas características refleja una importancia de las funciones e influencia en los objetivos generales de la empresa.
De esta forma para el Tribunal, estas circunstancias que rodean su relación laboral determina que se considere como una relación especial de alto directivo pues, en

síntesis, desempeñas una funciones que inciden sobre los objetivos generales de la empresa disponiendo para ello de unas facultades muy amplias propias de un alto directivo y de no un trabajador muy calificado.
 Y ello -y este creo es el dato más importante-  pese a depender del Director de la Empresa, por lo que la conclusión que alcanza este Tribunal difícilmente estaría en sintonía con la jurisprudencia laboral que viene insistiendo en que en una empresa -no en grupos- únicamente cabría una figura como alta dirección que debe coincidir con la que se encuentre en lo más alto del organigrama, justo por debajo del Consejo de Administración. Difícilmente creo un Director de Recursos Humanos, sometido a las instrucciones del Director General se pudiere subsumir en el ámbito de la relación de alta dirección desde una óptica iuslaboralista.
Fuente: José Hurtado Cobles
Link a Resolución: https://dochub.com/josehurtado/MXDLQo/nfj066939?pg=2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s